Consejos para prevenir las piernas cansadas

Consejos para prevenir yo tratar el síndrome de las piernas cansadas

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE LAS PIERNAS CANSADAS?

La función de las venas en el sistema circulatorio es recoger la sangre de todo el cuerpo para llevarla de vuelta al corazón, donde se oxigena de nuevo y sale a través de las arterias para irrigar otra vez todos los tejidos. En el caso de la circulación venosa de las piernas, para que la sangre circule en contra de la gravedad la contracción de los músculos de las mismas actúa como una bomba presionando las venas a las que rodea Además, las venas disponen de unas pequeñas válvulas que se abren con el paso de la sangre y se cierran para impedir su retroceso, consiguiendo impulsar la sangre hacia arriba.

Cuando el retorno venoso es insuficiente por fallo en este sistema de bombeo, la sangre se estanca, se dilata la vena, se filtran líquidos a los tejidos y se manifiestan los primeros síntomas: HINCHAZÓN Y PESADEZ.

SÍNTOMAS

  • Pesadez y edemas en las piernas.
  • Hinchazón en miembros inferiores, que empeora con el ortostatismo (estar de pie largo y sin moverse durante largo tiempo) y con el calor y mejora con el decúbito (estar tumbado), con el movimiento y con el frío.
  • Dolor y prurito.
  • Cansancio.
  • Calambres musculares.
  • Parestesias nocturnas (sensación de adormecimiento de las piernas).
  • Hormigueo, picor, agujetas.
  • Varices (dilataciones venosas en mayor o menor grado).

Los síntomas se incrementan en relación directa a la edad y, además, existen diferencias en la sintomatología entre sexos.

RECOMENDACIONES

  • Mantener las PIERNAS EN ALTO: Hacer descansos con las piernas elevadas por encima del corazón, preferiblemente durante 30 minutos 2-3 veces al día. Elevar las piernas alsentarse por encima del nivel de las caderas y apoyarlas sobre un sillón o unos cojines, procurando no cruzarlas.
  • Dormir con las piernas levantadas unos 10-20 cm.
  • EVITAR poner las piernas cerca de FUENTES DE CALOR como estufas o radiadores, así como la exposición excesiva al sol.
  • Estimular la MOVILIDAD de las piernas: Se aconseja caminar, nadar o pedalear durante, al menos, 30-60 minutos al día. Si se permanece mucho tiempo de pie, es bueno hacer ejercicios con las piernas (por ejemplo, ponerse de puntillas varias veces seguidas, caminar sobre los talones...).
  • NO UTILIZAR ROPA AJUSTADA y calcetines con goma estrecha. Es preferible elegir prendas amplias y de tejidos naturales que permitan que la piel transpire.
  • Usar CALZADO ANCHO Y CÓMODO, preferiblemente cerrado. Y evitar el uso de tacones.
  • Evitar el SOBREPESO y el ESTREÑIMIENTO siguiendo una dieta baja en calorías y rica en fibra.